Las elecciones al Consejo de la Sidra enfrentan a cosecheros y lagareros

El presidente de la Asociación Asturiana de Cosecheros de Manzana de Sidra (AACOMASI), José Luis Rubiera, acusó ayer a un sector de los lagareros asturianos de intentar «manipular» las elecciones al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida «Sidra de Asturias», que se celebrarán el próximo día 24 en Villaviciosa. Rubiera indicó que una parte de los lagareros, que también tienen manzanos, ha presentado una candidatura independiente que puede restar votos a la de AACOMASI, que encabeza el propio Rubiera. El presidente de los cosecheros aclaró que la candidatura se ajusta perfectamente a la legalidad, «pero tiene un trasfondo que no nos gusta, porque una vez más el pez grande intenta comerse al pequeño». El censo total de votantes asciende a unos 240, de los que más de 200 son cosecheros. El resto son lagareros. Rubiera resaltó que desde el pasado enero más de sesenta productores esperan ser admitidos en la denominación de origen: «A alguien le interesa que no entren, porque así no votan». Recalcó que los propietarios de las pomaradas no pintan nada en el Consejo Regulador: «Tenemos que enterarnos de las cosas por la prensa». En su opinión, a los lagareros no les interesa que AACOMASI crezca, y añadió que el sector que representa «no va contra los lagareros; queremos negociar y pactar». Rubiera aseguró que está mucho en juego en las elecciones, las primeras que se celebran para componer el consejo regulador, hasta ahora en situación provisional. «La sidra tiene unas expectativas de futuro impresionantes, pero el productor necesita obtener su beneficio», señaló. En los comicios saldrán elegidos 12 vocales, seis por parte del sector industrial y otros seis elegidos por los productores de manzana. Rubiera teme que una probable mayoría entre industriales y representantes de la candidatura independiente reste fuerza a los cosecheros de su asociación y los deje a merced de la industria. «Nosotros conocemos los nombres de la nueva candidatura y en ella están cinco conocidos lagareros que a su vez son productores de manzana», matizó. Añadió que la intención de los industriales es la de dominar el Consejo Regulador y resaltó que lo ideal es conseguir seis vocales por cada sector «para estar en igualdad de condiciones». Rubiera estimó que si la manzana de denominación de origen queda a merced de los intereses de los lagareros, bajará el precio que ahora se encuentra estimado en unos treinta céntimos de euro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK