La sidra casa bien

Lo sentimos por los grandes reservas y excelsos caldos, con y sin burbujas, que han querido estar y de hecho estarán en la boda, pero la sidra asturiana también ha sabido hacerse un hueco para pasar a la Historia. Cien botellas etiquetadas especialmente con motivo del enlace viajarán del Principado a la capital del Reino con el propósito de formar parte del gran acontecimiento. La sidra hubiera sido escanciada en la despedida de solteros de don Felipe y Letizia Ortiz, pero la fiesta fue suspendida después de los atentados del 11-M. Los planteamientos iniciales, como no podía ser de otra manera, cambiaron. Retomada la idea de llevar la sidra a La Zarzuela, los responsables del Consejo Regulador de la Denominación de Origen se dirigieron a la Casa del Rey para ofertar una «remesa exclusiva», según explicó a este periódico el gerente del organismo, Alejandro Álvarez Estrada. «Nos contestaron agradecidos y prometieron contactar con nosotros de nuevo», añade. Un portavoz de la Casa del Rey comunicó al Consejo Regulador que las etiquetas habían recibido el visto bueno. Faltó, sin embargo, un detalle que deberá ser subsanado antes del embotellado de la bebida. «Nos sugirieron que cambiáramos el escudo del Rey por el del Príncipe, algo que entendemos perfectamente porque se trata de unas botellas para don Felipe y su prometida». La etiqueta tiene una composición elegante en tonos dorados y negros. Entre el escudo real y unas alianzas entrelazadas se intercaló el anagrama del consejo regulador y todo ello se plasma sobre la silueta de una corona. La partida seleccionada para el Príncipe y Letizia Ortiz está numerada y es, según cuenta Álvarez Estrada, «la remesa con las primeras cien contraetiquetas de la historia de la sidra con denominación de origen», dado que el consejo se creó en noviembre de 2002. Tres tipos Con manzanas autóctonas como las raxao, regonas o de la Riega se han elaborado tres tipos de sidra: la natural de escanciar, la de nueva expresión y la achampanada. De las tres habrá en Palacio y en todas ellas podrá leerse la siguiente felicitación: «Sidra de Asturias ha seleccionado esta sidra, fruto del esfuerzo de las gentes de Asturias y que representa fielmente la cultura e idiosincrasia de nuestra tierra y con ella desea lo mejor para los Príncipes de Asturias». Las botellas serán para consumo exclusivo de paladares reales, así que absténganse los coleccionistas de aspirar a conseguir una pieza. «No haremos negocio», concluye Álvarez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK