Los lagareros seleccionan ya la sidra que se venderá con Denominación de Origen

Su estancia en los toneles tiene los días contados. Las primeras botellas con Denominación de Origen Protegida 'Sidra de Asturias' saldrán al mercado en las próximas semanas con un precio superior al actual, entre treinta y cincuenta céntimos más. El incremento se debe a los nuevos gastos que deben asumir los lagares que utilizarán la etiqueta del Consejo Regulador. En primer lugar, la propia asociación tiene unas tasas que los socios deben sufragar. Además, la botella será más cara y todos los envases de la Denominación de Origen serán no retornables. La sidra de una calidad normal pasará de los 2 euros actuales a los 2,30 (382 pesetas) o 2,50 euros (415 pesetas). Si se busca una bebida de mayor pedigrí, deberemos abonar unos 3 euros (500 pesetas). O más, porque algunos productores estiman que podrían alcanzarse los cinco o seis euros (hasta 1.000 pesetas) por algunas de estas botellas. Ayer tuvo lugar el acto que marca la cuenta atrás hacia su comercialización: las primeras catas ciegas para seleccionar los toneles donde se ha fermentado la bebida de mejor calidad, la que cumple con los parámetros marcados por el Consejo Regulador. Este control tendrá lugar de forma periódica en las instalaciones que el Servicio Regional de Investigación Agroalimentaria (Serida) posee en Villaviciosa. Son los lagareros quienes están realizando estas valoraciones iniciales. Sin embargo, dentro de unos meses, varios expertos formados por el organismo desempeñarán esta labor. Antes de doce semanas, la nueva sidra inundará los 'chigres' de todo el Principado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK