La cosecha de manzana se reduce a la mitad por la fuerte sequía del verano

La sequía de este verano ha derivado en una «catástrofe» tanto para los cosecheros de manzana de sidra como para los lagareros explica José Luis Rubiera, presidente de la Asociación de Cosecheros de Manzana de Sidra (AACOMASI).. Las primeras estimaciones hablan de unos 30 millones de kilos de manzana recogidos, casi la mitad de los previstos meses atrás. La mala climatología de la primavera y la sequía del verano han mermado notablemente el desarrollo del fruto, que ahora llega a los lagares «con cuentagotas», a pesar de que éste será el primer año en el que se elabore sidra con denominación de origen protegida Los productores auguran un mal comienzo en el primer año de elaboración de sidra acogida a la denominación de origen protegida Sidra de Asturias. Pese a la reducida producción de esta temporada, los expertos aseguran que, al menos, «será una sidra buena, de calidad», la que se obtenga este año. Rubiera achaca a la climatología de la primavera la reducción de la cosecha. «No llegará ni a 30 millones de kilogramos de manzana», indica el presidente de AACOMASI, reduciendo en un 50 por ciento las previsiones del inicio de la temporada. De la misma opinión es el gerente de la Mesa Interprofesional de la Manzana y de la Sidra, José María Osoro, quien estima que la producción de este año se quedará en un 35 por ciento de lo que sería una «cosechona». No obstante, Osoro asegura que la falta de un censo de plantaciones es una limitación importante a la hora de hacer estimaciones de la cosecha. En lo que coinciden tanto lagareros como cosecheros es en que este año la climatología ha constituido un «desastre» para el desarrollo de la manzana. «El mal tiempo de la primavera hizo que la flor no cuajase bien y la extrema sequía del verano hizo que la manzana no creciera», apunta Rubiera. Los lagareros también están sufriendo este importante déficit. Las fuertes lluvias de los últimos días han retrasado la recogida de manzana en las pomaradas, que ahora «está llegando con cuentagotas a los lagares», manifiesta José María Osoro. Pese a ello, la importación de manzana tampoco será superior a otros años: en torno a un diez o un quince por ciento del total, ya que en el resto de países europeos productores tampoco son muy buenas las previsiones para este año. Se estima que el flujo de manzana extranjera será mínimo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK