Los lagareros prevén un éxito de la sidra de mesa con Denominación

Como agua de mayo. Así espera el sector sidrero del Principado la aprobación por parte de la Unión Europea de la denominación de origen de la bebida asturiana por excelencia, una decisión que podría llegar en los próximos meses. Dado que la sidra natural es un producto ya consolidado, los lagareros centran ahora sus esperanzas en la llamada sidra de mesa o de nueva expresión, cuyo éxito de ventas vinculan a la futura entrada en vigor de la marca de calidad. "Esperamos que con la denominación de origen la sidra de mesa salga realmente adelante", explica Eloy Cortina, presidente de la Asociación de Lagareros de Asturias (ALA). En su opinión, la vinculación a un distintivo europeo de calidad supondrá una ocasión inmejorable para dar a conocer la bebida en todo el territorio nacional. De hecho, uno de sus principales hándicaps es que se trata de un producto que lleva poco tiempo en el mercado, apenas un año y medio, de ahí el interés de los elaboradores en vender su imagen al mayor nivel posible. "De momento no estamos vendiendo todo lo que hace falta vender", reconoce el propio Cortina, que insiste en la necesidad de dar mucha publicidad a esta variante de la sidra. "Somos empresas pequeñas, y por eso también necesitamos la ayuda y la colaboración del Gobierno asturiano en este sentido", insiste el presidente de la asociación de lagareros. NUEVE MODALIDADES A día de hoy son sólo nueve los lagares que comercializan sidra de nueva expresión. Se trata de Cortina, con la marca Villacubera ; Palacio, con Pomares Francos ; Mayador, con M. Busto ; Valle, Ballina y Fernández, con El Gaitero ; El Gobernador, con la marca Sopeña ; Fanjul, con Ribanora ; Herminio, con Zythos ; y Trabanco. Sin embargo, el máximo responsable de ALA confía en que, una vez aprobada la denominación de origen, el número de lagares que aspiren a incorporarse a este mercado se multiplique. "En la actualidad ya hay varios productores interesados en ello", apunta. De momento, y toda vez que la marca de calidad ya funciona de manera provisional a nivel asturiano y 1, la primera añada de sidra de mesa con denominación de origen saldrá a la venta el próximo año 2004, al igual que ocurrirá con la tradicional sidra natural. De este modo, la elaboración del producto tomará como base única y exclusiva la manzana procedente de cosecha asturiana. BEBER SIN ESCANCIAR El interés prioritario de los lagareros se centrará ahora en la promoción del producto en todo el territorio nacional, pero haciendo especial hincapié en su comercialización fuera de Asturias. De este modo se pretende superar uno de los principales lastres de la sidra a la hora de su venta en otras comunidades autónomas: el escanciado. "Esta es una sidra para beber en copa, por lo que resulta fácil de consumir", concluye Eloy Cortina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK