Medio Rural intentará acordar la marca de la sidra con el Estado

El Principado y las asociaciones profesionales del sector de la sidra recordaron ayer que el informe del Ministerio de Agricultura sobre la denominación de origen de la bebida regional no es vinculante, a pesar de lo cual, prefieren que el proyecto llegue a Bruselas con el apoyo estatal. Medio Rural considera estrictamente técnicas las objeciones del ministerio. El informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha objetado «cuestiones de matiz» al documento elaborado por la Consejería de Medio Rural y las asociaciones de lagareros (ALA), cosecheros (AACOMASI) y productores de sidra con gas (ASA) para la consecución de la denominación de origen Sidra de Asturias. El director general de Agroalimentación, Enrique Pantín, precisó que se equivocan quienes dan por «paralizado» el proceso a causa del informe del MAPA, ya que éste sólo plantea «observaciones», la mayor parte, de carácter técnico y subsanables de inmediato. Los dos aspectos que pueden suponer un escollo son: que en la denominación se incluya la sidra con gas añadido y la sidra espumosa o de segunda fermentación (en la botella). No obstante, Pantín matizó que en esos casos también está de fondo un asunto técnico, ya que el MAPA objeta que la norma ministerial de 1979 no incluía esos productos dentro de lo que consideraba sidra asturiana. Los representantes del sector apoyaron de forma unánime las tesis del Principado al considerar que lo más beneficioso para todos los agentes implicados pasa por incluir variedad de productos dentro de la denominación y no sólo la sidra natural. Aunque la cobertura del MAPA no es preceptiva -el ministerio sólo tiene competencia sobre denominaciones que afectan a más de una comunidad autónoma-, sí es «conveniente», según Pantín, quien recalcó que, en el caso de Asturias, la competencia absoluta es de la comunidad autónoma, que requiere la aprobación de la Unión Europea. No obstante y pese a que todos los intentos irán por incluir todas las variedades previstas inicialmente en la propuesta, si, al final, las objeciones del MAPA supusieran una traba insuperable en todo el proceso, serían eliminadas las conflictivas, explicó el director general. Por otro lado, Pantín censuró al diputado regional del PP y ex consejero de Agricultura, Luis Peláez, quien, a la vista del informe ministerial, calificó de «calamitosa» la gestión del Gobierno asturiano en este asunto. Con ello, dijo el director general, «cuestiona el trabajo de los gestores y funcionarios que han hecho posible el documento».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK