Medio Rural recuerda que la Denominación de Origen de la sidra se decidirá en Bruselas

La denominación de origen de la sidra asturiana seguirá su curso como estaba previsto, pese al informe negativo del Ministerio de Agricultura (MAPA) que pone en entredicho la propuesta del Principado. La Consejería de Medio Rural insiste en que la última decisión corresponderá a la Unión Europea. El Director General de Agroalimentación, Enrique Pantín, se reúne a las cinco de esta tarde, en la sala de juntas de la Consejería de Medio Rural y Pesca, con los presidentes de la Asociación de Cosecheros de Manzana (ACOMASI), de la Asociación de Lagares de Asturias (ALA) y con la Asociación de Sidreros de Asturias (ASA), las tres entidades firmantes de la solicitud de denominación de origen para la sidra asturiana. El objetivo de este encuentro es analizar más en profundidad el contenido del informe remitido por la Dirección General de Calidad del Ministerio de Agricultura, en el que cuestiona la legalidad de la propuesta presentada por el Principado, por la «discordancia» que existe en la hecha por la consejería. Según la legislación vigente desde 1979, en un proceso de estas características es preciso partir de la especificación de la sidra como producto base, algo que Medio Rural, en su petición de denominación de origen, retoca para partir de la sidra natural. Recoger otra variedad Este detalle ha obligado al ministerio a advertir de la situación y recomendar la puesta en marcha de una Identificación Geográfica Protegida (IGP), una figura legal menor que la denominación de origen, en la que sí se podría recoger la variedad que pretende el Principado. La propuesta regional nace de la sidra natural y plantea la protección de cuatro productos: la natural, la natural espumosa, la sidra y la sidra espumosa. El citado informe apunta que la falta de concordancia radica en que no se ha tenido en cuenta la normativa vigente. Igualmente, se resalta que la inclusión de la sidra achampanada, una de las variedades que se pretende reconocer en la denominación, no encaja en la legislación de la UE. Según parece, la incorporación de vinos gasificados y la adicción de anhídrido carbónico a las sidras sólo está previsto en las IGP. Así ha ocurrido con otras denominaciones propuestas en países comunitarios. Mientras, el Gobierno regional propone una misma marca para las dos modalidades, bajo el lema Sidra de Asturias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK