Los cosecheros acuden divididos en dos listas al Consejo de la Sidra

Los cosecheros de manzana, que cuentan con un censo de 202 votantes, presentan dos candidaturas a las elecciones al Consejo Regulador de la Denominación de Origen «Sidra Asturiana», que se celebran mañana en la sede del organismo, ubicada en Villaviciosa. Una de las listas la compone la llamada «candidatura independiente», cuyo portavoz, Gerardo Menéndez, de Sidra Menéndez, explicó ayer que el principal objetivo de la lista estriba en trabajar por la gente que no pertenece a la Asociación de Cosechadores de Manzana de Sidra (Aacomasi), hasta ahora único grupo de cosecheros representados en el Consejo Regulador. Menéndez señaló que los integrantes de la lista no tienen ningún afán de protagonismo: «Simplemente nos presentamos porque no había gente que quisiera acudir a las elecciones». En el ánimo de esta candidatura está asesorar a los productores de manzana que no pertenecen a la sociedad cooperativa Aacomasi en cuestiones como la compra de fincas o la forma de cuidar las pomaradas, «para intentar que siempre haya manzana suficiente para hacer sidra de calidad». El Consejo, en su opinión, no va por mal camino: «Empezar siempre es difícil y este año la producción de sidra con denominación de origen no fue alta». Los cosecheros independientes se muestran partidarios de unificar la denominación de origen con la sidra de manzana seleccionada, la otra marca de calidad que elaboran varios lagareros asturianos, al margen del Consejo Regulador. Lo ideal, según Menéndez, sería que «toda la sidra de calidad que se hace en Asturias esté controlada por el Consejo Regulador; lo contrario contribuye a confundir un poco a la gente». Menéndez señaló que Aacomasi lleva a cabo una buena labor en el sector cosechero, «pero no queremos que tenga todos los votos dentro del Consejo». Un precio digno José Luis Rubiera, presidente de la Asociación de Cosecheros, (Aacomasi), defiende la labor realizada por esta sociedad cooperativa en los últimos años, «negociando un precio digno para las manzanas y velando por los pequeños propietarios de pomaradas». José Luis Rubiera, que hace días criticó duramente a la candidatura «independiente» por contar con conocidos lagareros, anima a todos los socios de Aacomasi a acudir a las urnas «porque no se puede tolerar que los grandes dominen el Consejo Regulador». Rubiera recuerda que no tiene nada contra los lagareros: «De hecho cuento con varios en la familia; parece ser que Aacomasi es de José Luis Rubiera, cuando yo me considero el mas humilde servidor». Rubiera afirmó que Aacomasi es de los socios y «la candidatura de la entidad, lejos de ser elegida a dedo, se confeccionó democráticamente hasta el extremo. Se envió un escrito a todos los socios pidiéndoles que quien quisiera se presentase como candidato». Además, añadió que todos los socios de la cooperativa aportan lo mismo, 50 euros al año, y una cuota de inscripción, «y por tanto, todos tienen los mismos derechos». Rubiera puso como ejemplo que a Samuel Trabanco, destacado lagarero y cosechero, «se le rechazó su entrada en el consejo rector y en la candidatura». Y asegura que lo entendió «perfectamente» a fin de no mezclar ambas facetas del sector de la sidra. Aacomasi aglutina en estos momentos las seis vocalías que corresponden a los cosecheros en el Consejo Regulador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK