El Consejo Regulador de la Sidra elige a un lagarero como presidente para abrir nuevos mercados

Lagareros y cosecheros asistieron ayer a la constitución del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, que celebró el pasado 25 de mayo sus primeras elecciones no exentas de polémica. Al menos por un día dejaron a un lado sus diferencias y acordaron que sea un lagarero quien presida el órgano rector. El elegido ha sido José Cardín Zaldívar, director general de 'El Gaitero' y presidente de ASSA, la asociación de productores de sidra achampanada, que a partir de ahora dejará a raíz de su nuevo cargo. Los seis vocales lagareros votaron a favor del candidato, mientras que los cosecheros se abstuvieron. De este modo, Cardín comienza a liderar el consejo «sin unanimidad», pero con el deseo de «ganarme la confianza de quienes, hoy por hoy, tienen dudas sobre mi elección». Tal y como mandan los estatutos, la vicepresidencia ha recaído en los cosecheros. No obstante, no será hasta la próxima semana cuando se nombre al candidato. Eso sí, «será uno de los vocales del órgano», según informó tras la reunión la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce. Hasta ahora, el cargo de la presidencia del consejo lo ocupaba, Ignacio Fuejo. En su etapa al frente del órgano escuchó voces discrepantes contra él, al haber sido nombrado por el Principado como persona ajena a los dos sectores. No obstante, se despidió de los lagareros y cosecheros de forma cordial. Con la nueva composición, comienza otra etapa para el sector después de unas elecciones empañadas por la polémica. Partiendo de la premisa de que «la sidra de Asturias no tiene sentido sin la manzana», el consejo trabajará por la consecución de «una sidra y una comercialización de calidad» para abrir nuevos mercados «fuera de Asturias». Una apuesta que Cardín fijó a medio plazo, porque «a corto tenemos ante nosotros un camino de sudor en el que chocaremos con dogmas establecidos». El apoyo del Principado Para que la sidra de denominación de origen logre una alta comercialización fuera de las fronteras de Asturias, es necesario el apoyo económico de la Administración. Al respecto, Arce recordó que la Consejería de Medio Rural tiene establecidos unos sistemas de ayuda, que «se aplican por igual a los distintos consejos de denominación de origen». De momento, ninguna ayuda más, a pesar de que Cardín no quiso ocultar que hay sectores «que, además de lo que les corresponde, están recibiendo unas ayudas extra importantes». A su juicio, la constitución del Consejo Regulador de la Sidra es un «comienzo» por el que hay que apostar. Sin embargo, «la Administración siempre se queja de que tiene pocos recursos, pero haberlos... hailos». Por ello, la colaboración institucional no es suficiente. Máxime si se tiene en cuenta que el sector de la agroalimentación es el que «más contribuye» en el Producto Interior Bruto. Por ello. El problema, según Cardín, es que el Gobierno regional, a excepción de algunos integrantes de la consejería de Medio Rural, «no tienen confianza, ni conciencia en este proyecto». Es más, aseguró que «nos ven como algo folclórico».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK