José Cardín propone que todas las sidras de Asturias entren en la denominación de origen

El nuevo presidente del Consejo Regulador de la Sidra, José Cardín, confirmó ayer la intención de este organismo de que, en el futuro, todas las sidras de la región se acojan a la denominación de origen protegida «Sidra de Asturias». De esta forma, propone Cardín, «se ofrecería una mayor diversidad de palos y precios, rompiendo los tabúes de funcionamiento en el mundo de la sidra». A su juicio, en los próximos años lo anecdótico debería ser encontrar una sidra que no esté acogida a la denominación de origen. Respecto al rechazo de los lagareros de Nava a esta figura de protección, Cardín aseguró que resulta positivo para el sector «porque es un acicate más para tratar de hacer las cosas bien». El presidente del Consejo Regulador opina que la denominación de origen no es «un coto privado» y animó a los escépticos a sumarse a esta marca de garantía. Cardín realizó estas valoraciones ayer durante la visita de la consejera de Medio Rural, Servanda García, y la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, a las instalaciones de El Gaitero, en Villaviciosa. García destacó la empresa como «una de las de mayor proyección fuera de Asturias», que ahora cuenta con un plus añadido puesto que el gerente es también el presidente del Consejo Regulador de la Sidra. Durante su intervención, García rechazó las críticas de los lagareros navetos, puesto que «la denominación de origen protegida es una apuesta del sector, pero no obliga a nadie a estar dentro». No obstante, la Consejera matizó que las críticas deberían hacerse desde el interior del Consejo y no desde fuera. «El sector tiene que tratar de sumar potencialidades y proyectos y no excluir a nadie. Cuantos más sean mejor se podrán solventar las diferencias», apuntó García, quien considera «una equivocación» que los lagareros de Nava no entren en la denominación. La directora general de Agroalimentación también tuvo palabras para el sector naveto, que valoró sus manifestaciones como «poco sólidas». Además, señaló, «ni a la Consejería ni al Consejo Regulador han hecho llegar ninguna otra propuesta». Por su parte, Cardín expresó su deseo de poder llevar la sidra acogida a denominación de origen a aquellas zonas donde actualmente no tiene mercado. Sobre la política de precios de la nueva bebida, Cardín señaló que el Consejo Regulador, cuyas instalaciones se trasladan el próximo otoño, no va a interferir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK