Cardín acusa al PP de "impedir" la denominación de origen de la sidra

La inauguración de la nueva sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida, Sidra de Asturias, se convirtió en el campo de batalla entre el diputado popular, Luis Peláez, y el presidente del consejo, José Cardín. El enfrentamiento entre ambos surgió a raíz de las declaraciones realizadas por Peláez, tras finalizar el acto institucional encabezado por el presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces. Peláez aprovechó el acto para exigir al Gobierno regional un mayor apoyo al sector productor y transformador de la sidra y pidió la creación de un Centro Tecnológico Agroalimentario. El diputado popular dijo que la sidra necesita una campaña de promoción para introducirse en nuevos mercados y demandó un plan estratégico de apoyo directo al sector productor, para incrementar la producción de manzana y sidra. "El Gobierno debe cargarse las pilas y no exigir al sector que se ponga las pilas", matizó el diputado. CRITICAS DE JOSE CARDIN La reacción no Cardín no se hizo esperar y el presidente del consejo se refirió a Peláez como "un señor que no sé qué pinta aquí haciendo declaraciones y no me deja oír". El responsable del Consejo Regulador afirmó que el diputado popular "no tuvo ni una comunicación con el Consejo Regulador y habla por su propia iniciativa". Cardín no dudó en señalar que "si él se hubiera puesto las pilas en su día, cuando era consejero de Agricultura, no estaríamos todavía en esta fase de la denominación de origen, sino que estaríamos en una segunda fase de desarrollo". El presidente del consejo sidrero finalizó su referencia al diputado popular recordando que "durante su etapa de consejero trató de dejar fuera a algunos tipos de sidra, ya que sólo defendía la sidra de escanciar, no sé si por intereses particulares o de ideología". "Realmente fue un impedimento para la denominación de origen", puntualizó el responsable del consejo. Alvarez Areces, recordó que las críticas vertidas contra la denominación de la sidra "obedecían a un simple intento de desestabilizar y dividir". Areces recordó que entre los últimos 4 años la industria sidrera recibió 5,7 millones de euros, en subvenciones. La sede definitiva del Consejo Regulador se fijó en el monasterio de San Juan de Capistrano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK