Los lagareros piden un observatorio permanente de la manzana asturiana

La Asociación de Lagareros de Asturias (ALA) ha vuelto a demandar al Principado que establezca un observatorio permanente de la manzana, para controlar la evolución de las cosechas y la manzana de que dispone el sector cada temporada. Según el gerente de ALA, José María Osoro, actualmente las estimaciones de la cosecha se están haciendo «a ojo», y todos los datos que se ofrecen tanto si son buenas como si salen deficientes, no son totalmente fieles a la realidad. Las principales denominaciones de origen de los vinos 1es cuentan con un organismo de este tipo. En opinión de Osoro, la sidra, que quiere situarse a la altura del vino, debería contar con un observatorio que hiciera estadísticas fiables. Y a este organismo debería añadírsele un censo de pomaradas. Según explicó el gerente de ALA, todos los años se pierden pomaradas, bien por el desarrollo de infraestructuras o por el propio crecimiento de los núcleos de población, y estas pérdidas no están registradas con rigor. Con todo, señaló que, a pesar de que se pierden manzanos en mayor medida en que se plantan, en muchos casos las que desaparecen suelen ser pomaradas abandonadas sin apenas producción, mientras las de nuevo cuño están cuidadas y destinadas a una producción más eficaz tanto en cantidad como en calidad. Respecto a la incidencia de la sequía en la producción de este año, José María Osoro dijo que, aunque es evidente que la falta de agua afecta a la manzana, «es aventurado hacer una previsión», ya que falta tiempo aún para la recolección «y si llueve en los próximos diez días habrá diferencias notables respecto al caso de que no llueva». De continuar la sequía, seguramente muchas pomaradas se verán afectadas, ya que las manzanas no alcanzarán el peso adecuado y se debilitarán, con lo que será más fácil que los vientos de septiembre y octubre las tiren del árbol antes de tiempo. A pesar de ello, el gerente de la asociación consideró que, en principio, «habrá manzana suficiente para la demanda que van a tener los lagareros». No cree, «ni mucho menos, que vaya a haber una cosecha desastrosa». Cantidad Cabe recordar que aún se mantiene en la producción de manzana el fenómeno de la vecería, que implica una cosecha buena los años impares y poco productiva los pares. Aunque se está trabajando por eliminar esta alternancia que sólo sufre la manzana asturiana, ésta aún se mantiene. Normalmente, los años de producción muy abundante se recolectan entre 45 y 50 millones de kilogramos, y los de mala cosecha, en torno a los siete millones. Este año no se dará, presumiblemente, ninguno de los dos extremos, aunque toca el bueno. Osoro dijo, respecto a la abundancia de manzana, que las grandes cosechas, contra lo que suele decirse, «no son buenas ni para los productores ni para los lagareros». La sobreproducción, a su juicio, «no es razonables». Debe haber, lógicamente, cosechas que cubran la demanda de los lagares, pero es muy importante la calidad. La cantidad, a partir de cierto límite, es más una desventaja que una virtud para todos los estamentos del sector sidrero. El hecho de «que la manzana sea asturiana o traída de fuera de la región no le da ni le resta calidad», señaló Osoro, que considera que lo fundamental es «que esté bien cultivada y que sea sometida a los tratamientos y la manipulación que precise». Esa debe ser siempre la aspiración de los productores de la región.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK