El frío del pasado invierno y la sequía adelantan la cosecha de manzana de sidra

La cosecha de manzana de sidra de Asturias se ha adelantado varias semanas debido al frío del pasado invierno, que adelantó la floración, y a la sequía del verano, que contribuyó a acelerar la madurez de los frutos. Según explicó el gerente de la Asociación Asturiana de Cosecheros de Manzana de Sidra (Aacomasi), Jorge García, las variedades de la denominación de origen con maduración más temprana «ya se están recogiendo». Incluso algunos tipos de manzana cuya maduración no suele llegar hasta mediados de noviembre están prácticamente maduras, con lo que se deberán recoger ya, como el caso de la 'raxao'. Sólo cuatro variedades de la denominación de origen, las más tardías, cuya maduración llega hacia principios de diciembre, están todavía verdes: 'rabona', 'durona de Tresali', 'collaos' y 'limón montés'. Su maduración dependerá ahora del tiempo de las próximas semanas. Si continúan las temperaturas medias, se adelantará. Si llega el frío, se retrasará. Por otra parte, el gerente de Aacomasi se refirió a las consecuencias de la sequía en la cosecha de manzana con denominación de este año y aseguró que «no ha sido una mala temporada. Se ha producido lo suficiente para abastecer a los lagares». Aun así, la producción ha disminuído aproximadamente un tercio respecto a hace dos años. Este periodo bienal es la referencia teniendo en cuenta la vecería, el fenómeno por el cual hay una cosecha buena cada dos años, aunque se está tratando de corregir con un tratamiento específico de las pomaradas. La producción, añadió, estuvo concentrada este año en su mayoría en Gijón y Villaviciosa. Por su parte, el tercio perdido fue por la caída prematura de las manzanas y por el menor calibre de las que se quedaron en el árbol, motivado por la escasez de agua. Con todo, los datos no son definitivos sino estimativos. «Habrá que esperar a ver qué deparan las próximas semanas para conocer las cifras sin equívocos», apuntó. Respecto a los precios, Jorge García apuntó que la manzana extra con denominación de origen se está vendiendo entre 30 y 33 céntimos de euro el kilogramo, mientras que la el de la normal ronda los 20. Aunque el precio en el que vende la asociación es de referencia, no es único, ya que los productores negocian individualmente con cada lagar. De esta manera, los seis lagares que tienen un acuerdo con la asociación para elaborar una marca de calidad con manzana seleccionada, han comprado a 30 céntimos el kilo de esta fruta. Respecto a la manzana tradicional, sin denominación de origen, Aacomasi señaló que, la llamada del 'sapu', que es la que se recoge del suelo, la primera que sale, se estaba pagando a unos 15 céntimos. Este año hay mucha, porque la sequía provocó la caída de buena parte del fruto. En cuanto a la normal de pomarada tradicional, el precio estará cerca de los 24. García explicó, no obstante, que así como en la manzana de denominación de origen el precio de Aacomasi suele ser de referencia, en la tradicional no lo es, con lo que es posible que haya fluctuaciones. Los expertos aseguran, aunque es necesario esperar a que concluya la cosecha, que la sequía y, en consecuencia, el sol abundante del verano han aumentado el nivel de azúcares de la manzana de sidra, lo que contribuye a su graduación alcohólica, que es beneficiosa para la fabricación de sidra. Por otro lado, los cosecheros asturianos están estudiando exportar la manzana autóctona a otras regiones productoras de sidra, en vista de que no encuentran salida a su producto en el mercado interior.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK