Los cosecheros comercializan en el País Vasco la manzana asturiana sobrante

La Asociación Asturiana de Cosecheros de Manzana de Sidra (Aacomasi) ha abierto una vía de comercialización de manzana seleccionada de Asturias con el País Vasco. Los productores aseguran que esta paradójica situación, la de que manzanas de calidad seleccionadas para la denominación de origen Sidra de Asturias se destinen a los lagares del País Vasco, se debe a que no ha sido posible venderla en la propia región. El presidente de Aacomasi, José Luis Rubiera, dijo que, en esta ocasión, la cantidad vendida no ha sido especialmente significativa, «sólo tres camiones», pero es una evidencia de las dificultades del sector productor en la región. El año pasado, como corresponde a las fechas pares debido a la vecería -la alternancia de una cosecha buena y una mala característica de las pomaradas asturianas- hubo una producción escasa. A pesar de ello, según Rubiera, sobró manzana seleccionada. Este año de buena cosecha, pese a que la sequía echó a perder una parte de la producción, las dificultades para vender el producto eran aún mayores, de ahí que se tomara la decisión de vender a los lagareros vascos. Rubiera apuntó la necesidad de que tanto los lagareros como los consumidores comiencen a concienciarse para lanzar el producto asturiano. «Hay que normalizar en el mercado la existencia de sidra de distintos precios conforme a la calidad, lo mismo que ocurre en el sector del vino», apuntó. Esta es la única manera de que el producto de calidad asturiano se quede en la región. «Es triste que nos veamos obligados a ofertar a los vascos la manzana para que hagan una sidra de calidad para competir con la nuestra», apuntó. Rubiera denunció el «ataque de algunos lagareros de alto rango» que, apuntó, trataron de desestabilizar a la cooperativa «negociando con socios de forma individual», e incluso «ofreciéndoles precios más altos» con el único fin de desbaratar la sociedad. La tensión, según el presidente de la cooperativa, fue muy alta, demasiado a su juicio para una negociación que debería haber tenido otros cauces, y el resultado fue que «a mediados de octubre estaba la mitad de la cosecha sin vender, cuando lo normal debería ser que esté vendida a finales de setiembre». Rubiera se mostró «preocupado» por esta situación. Dijo que todos los cosecheros quieren que la denominación de origen crezca, y también las marcas de calidad, algo que sólo se puede conseguir con un «espíritu de diálogo y negociación, y no con la confrontación». Esta actitud demostrada por algunos lagareros está haciendo, a su juicio, «un flaco favor al sector». Respecto a los datos de la cosecha de este año, Rubiera dijo que las cifras aún no pueden darse cifras definitivas, porque faltan por recogerse algunas de las variedades tardías, cuya maduración suele llegar a finales de noviembre en unos casos y principios de diciembre en otros, si bien la cosecha se ha adelantado en aproximadamente quince días. Con todo, aseguró que «la mayoría de la producción está vendida». Aacomasi tiene asociados a cerca del 75% de los productores de manzana seleccionada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK