Con el asunto del cava se está hablando mucho de la sidra, y nos beneficia

José Cardín, presidente de la Denominación de Origen Sidra de Asturias, se muestra satisfecho del volumen de ventas que está alcanzando la sidra amparada por el consejo regulador. -El boicot al cava catalán hace subir las ventas de sidra? -Lo que sí se nota es un avance claro de nuestros productos. Hicimos una campaña para un millón de litros de sidra de las tres variedades amparadas por la Denominación de Origen. En algunos casos la campaña está resultando excesivamente bien. Algunas sidras se están terminando. Son de tirada limitada y de complicada elaboración. La verdad es que hay una buena sensación entre los sidreros. Lo del cava tiene más que ver con la sidra espumosa. Es evidente que tiene alguna influencia; más que el hecho de que la gente cambie una botella de cava por una de sidra, importa que, con la disculpa del cava, se está hablando mucho de la sidra. Eso genera una publicidad y una dinámica que nos beneficia a todos. -Ha crecido el optimismo en torno a la Denominación de Origen o quedan escépticos? -Siempre insisto en que la Denominación de Origen es una apuesta a medio plazo. No es posible poner nuevos productos en el mercado y que se vendan inmediatamente en grandes cantidades. La sidra con denominación es una nueva bebida, con otra imagen y otro nivel, otro precio, y una calidad diferente. Darla a conocer requiere su tiempo, un esfuerzo comercial importante. También requiere un apoyo por parte de la la Administración. -Termina el año y no se ha puesto en marcha la campaña de promoción prometida por el Ministerio de Agricultura. Se sienten decepcionados? -Insistimos que en que necesitamos el apoyo de la Administración autonómica. La sidra es uno de los pocos productos que tienen el ciclo económico cerrado dentro de la región. Las industrias están implantadas en Asturias y venden fuera su producción, pero pagan impuestos en el Principado. Creo que existe una especie de responsabilidad autonómica con nuestro sector. La Ministra de Agricultura ofreció en julio de 2004 una campaña importante para promocionar la sidra. Por lo que sabemos, esa campaña va a limitarse a una cuña de dos o tres minutos en radio. Hace unos días, una representación del consejo estuvo en Madrid porque íbamos a dar nuestra opinión sobre la campaña. En el Ministerio de Agricultura nos dijeron que Elena Espinosa nunca se había comprometido a esa campaña. Quienes estuvieron en Madrid con la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, vinieron con la cara a cuadros. Tal vez en aquel momento a alguien le pareció oportuno prometer una campaña, no me extrañaría. Estamos muy desilusionados con este tema, es una tomadura de pelo. -Las quejas se extienden al Gobierno regional? -El Gobierno regional sí está apoyando al sector sidrero. La sidra se emplea en los actos institucionales. Medio Rural hará lotes para obsequios con productos asturianos con denominación. -La reacción de Madrid les ha dejado un poco tocados. -Nos hemos quedado tristones con la noticia de que no habrá campaña. Los empresarios estamos gastándonos el dinero en publicidad y no nos quejamos, es nuestra obligación, pero también se necesitan otros apoyos. -La Denominación es un proyecto ya consolidado? -En este proyecto hay tres segmentos. En uno estamos los que creímos en él desde el principio, luego se encuentran los escépticos que no participan y practican el deporte regional de estar en contra y luego los que permanecen en la Denominación de Origen por si acaso. Los que no aportan nada desde el principio están mejor fuera. El que esté, que esté de verdad. Debemos ir todos en una misma dirección, o no ir. -Los lagares asturianos no tienen nada que envidiar a las bodegas riojanas o a los «chateaux» franceses? -La gente se lleva tremendas sorpresas cuando visita lagares, que han cambiado muchísimo. Nadie pensaba hace unos años que la sidra se iba a fermentar en cubas de acero inoxidable. No entiendo por qué la sidra tiene que ser mas barata que el vino, si la materia prima es hasta más cara. Tiene la misma fermentación e incluso es más delicada de conservar. Las sidras de nueva expresión están teniendo cada vez mas calidad. El buen hacer de los lagareros queda patente. -Qué le parece que los vascos utilicen el escanciado en sus anuncios promocionales? -Los sidreros asturianos somos conscientes de que somos la sidra de España. Nadie se va a creer que el escanciado es vasco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK