El productor británico John Thatcher, premio de la Fundación de la Sidra

La Fundación de la Sidra dio a conocer ayer en la Escuela de Hostelería de Oviedo el fallo de su premio anual, que en esta edición ha correspondido a John Thatcher, miembro destacado de la Asociación de Productores de Sidra del Suroeste de Inglaterra, con más de 40 años de experiencia en el sector. El galardón está dotado con 6.000 euros y una escultura de Pablo Maojo. La entrega del mismo será en marzo en la Hostería de Torazu, en Cabranes. Thatcher se disputaba el premio con el portal asturiano «www.sidrerias.com». El jurado consideró que la primera era la candidatura «más completa y con mayor número de ingredientes». La empresa familiar que dirige el galardonado -Thatcher's Cider Company- elabora sidra desde 1904 en su sede de Sandford, Somerset. John Thatcher entró en el negocio con 16 años, cuando únicamente disponían de tres tipos de sidra y hoy suman ya más de 40 variedades en producción. El empresario británico se encuentra entre los cinco mayores productores de sidra del país. La directora de Agroalimentación y miembro del patronato de la Fundación, Tomasa Arce, destacó su contribución al sector a través de la introducción de grandes innovaciones. En el campo de la investigación aplicada al cultivo ha puesto en marcha un método semejante a la vid. Thatcher aprovechó la llegada al Reino Unido de manzanos de talla corta para realizar una prueba de pomares plantados en hilera y en espaldera, guiados por medio de alambres, de la misma forma que se cultiva la uva. Este sistema permite obtener una fruta más limpia, de mejor calidad y favoreciendo una fumigación más efectiva. Además, permite la recogida automática de las manzanas limpias directamente desde el árbol. En 2002 consiguió como presidente de la Asociación Nacional de Productores de Sidra una reducción de impuestos del 2 por ciento para el sector. En 2004 organizó un viaje de los productores de sidra del suroeste del país al norte de España, visitando la fábrica Eva, de San Sebastián, y El Gaitero, de Villaviciosa. A finales de 2005 recibió la medalla de oro de la Royal Balth and West Society, en reconocimiento a toda una vida dedicada a la industria sidrera. El presidente de la Fundación y alcalde de Nava, Claudio Escobio, definió al galardonado como una empresa de innovaciones permanentes que supone un buen ejemplo para el sector asturiano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK