La sidra se apoya en el cava

El presidente del consejo regulador de la Sidra de Asturias y propietario de El Gaitero, José Cardín, destacó ayer que la bebida regional, que comenzó a comercializarse en 2004, registró el año pasado una espectacular demanda que las empresas no han sido capaces de atender. Cardín aseguró que si se hubiera puesto el triple de sidra en el mercado, todo se habría vendido. Esta sidra, que lleva gas endógeno y está elaborada por el método «champanoise», se ha consolidado como un producto estrella dentro de la marca de calidad asturiana. Cardín matizó que no sólo la Navidad ha tirado de la sidra. A lo largo del año las ventas también han sido más altas de lo normal. La polémica en torno al cava ayudó, pero para José Cardín sería injusto achacar la meteórica carrera de la sidra al descenso de la bebida catalana: «Queremos creer que la calidad del producto también ha influido». En cualquier caso, los industriales reconocen que ha sido beneficioso lo mucho que se ha hablado de la sidra como alternativa al cava. Las perspectivas para este año son inmejorables. Las bodegas han tomado nota para poder dar salida a una demanda que va en alza. Cardín recalcó que los buenos resultados también despejan el futuro de la denominación de origen «cuyo desarrollo se va a producir a más corto plazo del que preveíamos». La sidra gasificada tiene un proceso de elaboración de un mínimo de seis meses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK