Sidra con garantía de futuro

El futuro de la sidra asturiana tras la obtención de la denominación de origen protegida (DOP) será el objeto del «Conceyu Abiertu» organizado por el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA par pasado mañana, lunes, día 13, a las 20.00 horas, en el salón de actos del Museo de la Sidra de Nava. En el debate tomarán parte la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce; el presidente del Consejo Regulador de la DOP «Sidra de Asturias», José Cardín; el gerente de la Asociación de Lagareros de Asturias (ALA), José María Osoro; la presidenta de la Asociación de Sidra Asturiana (ASSA), Consuelo Busto, y el gerente de la Asociación de Cosecheros de Manzana de Sidra (Acomasi), Jorge García. En este acto público se abordará tanto la situación de la producción actual como las posibilidades de la bebida tras la consecución de la marca de garantía, incluyendo la apertura de nuevos canales de comercialización. La Consejería de Medio Rural inició el expediente la pasada legislatura, en la etapa de Santiago Menéndez de Luarca al frente del departamento. El «Diario Oficial de la Unión Europea» publicaba el pasado 23 de diciembre el reglamento de la DOP «Sidra de Asturias», que, al no encontrar ninguna oposición, entra en el Registro de Denominaciones de Origen. El Consejo Regulador de la Sidra de Asturias controla desde la producción de la manzana hasta la elaboración de la bebida. El reglamento especifica que la materia prima ha de ser «única y exclusivamente» de Asturias, por ello también se sigue un riguroso control de las plantaciones. Desde que comenzó a funcionar de forma efectiva esta DOP, en abril de 2003, la evolución del número de cosecheros inscritos ha sido creciente. De los 205 registrados en 2003 se ha alcanzado una cifra de 291 en la última campaña. La cosecha recogida el primer año alcanzó 1,3 millones de kilogramos de manzana; la de 2004 bajó hasta un millón por efecto de la vecería y la de 2005 superó 1,6 millones de kilos. Según los datos del Consejo Regulador, los lagares elaboraron en 2003 1.043.000 litros de sidra con denominación de origen y en 2004, 400.000 litros, mientras que la campaña de 2005 dio como resultado 952.321 litros. El año pasado fueron 17 de los 22 lagares inscritos los que optaron por mantener la producción de sidra de Asturias. Aunque en en 2003 eran 38 bodegas inscritas, estas cifras no revelan un descenso de la producción ni una merma en la calidad puesto que muchos de ellos no llegaron a elaborar estas sidras. Por otro lado, el número de contraetiquetas entregadas en 2004 ascendió a 368.000 y en 2005 fueron 350.000. Se espera que la próxima primavera se entreguen en torno a 600.000 o 700.000 sellos. Las contraetiquetas garantizan el origen del producto frente a los que no son de denominación de origen. Las sidras acogidas a la DOP (la natural de escanciado tradicional, la de nueva expresión y la sidra de doble fermentación en botella) salen con marcas comerciales diferentes de la tradicional de cada lagar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK