Asturias acogerá en 2007 el primer Salón Internacional de la Sidra de Calidad

El Principado de Asturias acogerá en 2007 el primer Salón de la Sidra de Calidad, un foro de proyección internacional al que estarán convocados especialistas del sector -productores, elaboradores, y críticos- de todos los países productores del mundo: Bretaña y Normandía, en Francia; Londres, Gales y Escocia, en el Reino Unido; California y la costa oeste de Estados Unidos, Canadá y Japón. Con esta iniciativa, Asturias pretende convertirse en un referente mundial de la sidra, y centrar en la bebida regional un acontecimiento en el que se debatirán los problemas y desafíos del sector. Actualmente, existen muchos de estos eventos en torno al vino, pero ninguno de entidad suficiente con la sidra como protagonista. La Consejería de Medio Rural y Pesca ha previsto aportar 384.000 euros para esta primera edición. El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, anunció la iniciativa ayer en Oviedo, tras firmar un convenio con la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, para promocionar los productos asturianos con sello de calidad agroalimentaria, y especialmente la sidra. El acto contó con la presencia de la consejera de Medio Rural, Servanda García, la Directora General de Agroalimentación, Tomasa Arce, y el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, José Cardín. El convenio contará con un presupuesto de 857.142 euros, de los que el Ministerio de Agricultura aportará 600.000 euros y el Principado 257.142. Con esta inversión se harán campañas en todos los medios de comunicación, y en ferias y acontecimientos en distintos puntos de España. José Cardín celebró el inicio de la campaña promocional, que los lagareros llevaban reclamando ya dos años, y anunció que el sector la apoyará «con su esfuerzo particular». Producción Cardín espera que la campaña ayude a impulsar la elaboración de sidra con denominación de origen. Los últimos datos señalan una producción anual de 257.600 litros, frente a los 70 millones de sidra natural convencional, lo que apenas constituye el 1%. El presidente del consejo regulador mostró su confianza en que en los próximos cinco años la cosecha con denominación llegue a constituir entre el 6 y el 8% del total de sidra de la región. Asimismo, señaló que el consumidor aprecia el producto, pero «no tiene tan claro lo que significa el sello o la protección de la denominación de origen». En su opinión, la sidra se considera buena, pero la etiqueta de garantía «todavía no es popular» . Con la campaña debe conseguirse, según Cardín, «que el sello de garantía sea algo conocido». Una vez firmado el convenio entre las administraciones, se establecerán los mecanismos para ponerlo en marcha cuanto antes. Cardín espera que se pueda aprovechar la campaña de verano, con mucho tirón para el sector.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK