El turismo tira de la sidra

La sidra, bebida regional y uno de los emblemas de Asturias, también se beneficia del notable incremento del turismo que vive el Principado. Como cada primavera, los lagares ha preparado sus espichas para estrenar la nueva sidra de la temporada. En esta ocasión los lagareros han mirado más que nunca hacia la afluencia de visitantes, conscientes de que será una de las claves para elevar el consumo de sidra en la región, estancado desde hace años. José María Osoro, gerente de la Asociación de Lagareros de Asturias (ALA), aseguró ayer que las previsiones que obran en poder de la entidad apuntan a una buena campaña sidrera, animada en buena medida por el turismo. Otra de las claves para llenar las sidrerías es el buen tiempo. El sol anima a disfrutar del néctar de la manzana. Los lagareros basan sus previsiones en los datos que han podido recabar durante la Semana Santa y el puente de mayo. El aumento de consumo respecto a los mismos períodos del año pasado es significativo. Si se materializan los datos de ocupación total que se barajan para los próximos meses, no cabe la menor duda de que las botellas correrán con fluidez. Incrementar el consumo de sidra dentro de la región es uno de los grandes retos para el sector, consciente de las posibilidades de una región con un millón de habitantes, donde la sidra se encuentra fuertemente afianzada en la mayor parte de las zonas. Por eso el turismo, que halla en la gastronomía uno de los grandes alicientes de la región, se ve como una estupenda noticia. Los representantes del sector de la sidra natural consideran complicado abrir mercados exteriores, aunque reconocen que no queda más remedio. Estados Unidos encabeza las exportaciones de sidra champanizada. La sidra natural lo tiene más complicado. El propio modo de consumo, unido a la cultura de la sidrería, es uno de los obstáculos para sacarla fuera. Aun así, cada año las cajas de sidra para escanciar viajan a destinos con nutridas colonias de asturianos como Bruselas, Buenos Aires y Caracas. Los lagareros llevan meses clamando por una acción seria y ambiciosa que consiga aumentar los consumos de la bebida regional fuera del Principado. La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, aseguró hace pocas semanas que habrá una campaña de promoción nacional, consensuada con los representantes del sector. Agricultura no se cierra a ninguna posibilidad, aunque queda por definir realmente cuáles son los mercados que parten como objeto de principal atención, dentro o fuera de España. Aunque aún no hay fechas definidas, sí está claro que la campaña se desarrollará durante los próximos meses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK