Sidra, año de récord

La sidra asturiana con denominación de origen -una figura de protección concedida por la Unión Europea y con la que se reconoce a los alimentos de mayor calidad- lleva casi tres años calentando motores, y se prepara a conciencia para dar el gran salto este verano. El Consejo Regulador prevé, al menos, duplicar la cantidad de etiquetas que distinguen a la sidra con marca de calidad europea. El avance de la marca, sin prisa pero constante, avala las tesis del presidente del Consejo Regulador, José Cardín, que siempre ha recomendado paciencia para recoger los frutos del trabajo tras un largo proceso de negociación hasta que Bruselas reconoció la denominación de la sidra. Este año llegarán a los puntos de venta unas 700.000 botellas con cerca de un millón de litros de sidra. Etiquetas La entrega de etiquetas para las botellas correspondientes a la campaña de 2005 empezaron en el mes de enero. Desde entonces se han expedido 125.000. El año pasado, en doce meses, los lagareros adscritos a la Denominación de Origen solicitaron 350.000 etiquetas para otras tantas botellas. El despegue de la sidra con denominación de origen enlaza con hechos como el aumento de cosecheros de manzana inscritos -pasaron de 279 en 2004 a 291 en 2005- y el incremento de las hectáreas dedicadas al cultivo: de 475 a 501 en el mismo período. También influye la «cosechona» del pasado otoño, a pesar de que la meteorología anómala, con un prolongado período de sequía, estropeó algo más del 30 por ciento de la recolección de manzana esperada. En el año 2004 los 17 lagares inscritos en la denominación de origen elaboraron 400.000 litros de sidra. En la presente campaña, se rozará el millón de litros. Además, el número de lagareros que respaldan la marca no ha variado, lo que indica la apuesta del sector por la sidra con la etiqueta de la denominación. Los dos años de presencia en el mercado también juegan a favor de la sidra de «marca». Los consumidores ya van conociendo y apreciando un producto que no resulta mucho más caro que la sidra estándar. En la modalidad de sidra natural (la de escanciar, al modo tradicional), la diferencia de precio ronda en la actualidad los treinta o cuarenta céntimos. El abastecimiento de manzana para campañas sucesivas está más que asegurado a tenor de los datos de plantaciones. El Consejo Regulador cuenta con un amplio potencial productivo que incluso puede llevar a aumentar la producción de sidra. El Ministerio de Agricultura y el Principado preparan una campaña nacional para promocionar la sidra en el conjunto de España que contará con un presupuesto de 900.000 euros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK