Sicer concluye con 6.000 visitas y una apuesta por Gijón como referente de la sidra de calidad

«La sidra de calidad ya tiene una cita bienal y mundial que se va a celebrar en Gijón. Era algo que no existía y hemos creado un punto de referencia mundial que servirá para romper el aislamiento de los productores». Con estas palabras, el comisario de la Feria Internacional de la Sidra de Calidad (Sicer), Carlos Delgado, resumió orgulloso lo logrado en la primera edición del certamen. Apoyó sus palabras en datos: 6.000 personas pasaron por Sicer, donde hubo 68 elaboradores de once países distintos, 17 de ellos asturianos, y en la tienda se vendieron 600 botellas de 50 marcas distintas a precios que oscilaron entre 1 y 35 euros. Para la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, esto supone «un éxito rotundo que ha superado todas las previsiones». Tanto, que en Sicer hubo hasta problemas de asistencia. De exceso de asistencia. «Hemos tenido un problema de éxito, porque el sábado tuvimos que cortar la entrada de visitantes de pago, porque estábamos desbordados y no queríamos entorpecer la cata dejando entrar más gente», indicó Delgado. Explicó que «sobre las siete de la tarde del sábado» tuvieron que dejar de vender las entradas, que costaban 10 euros, para garantizar el disfrute tranquilo de los caldos presentados a los asistentes. «Hasta ese momento, sólo el sábado, habíamos vendido 500 entradas y se podrían haber vendido mil si hubiésemos dejado pasar a toda la gente», señaló el comisario. También destacó que la tienda instalada en el recinto, que ofertaba sidras de los países presentes, vendió todo el producto presentado. Delgado apuntó que «la sidra que ha tenido mayor demanda es la sidra de hielo canadiense, pero en número de botellas, la más vendida fue la japonesa rosada». Más países Aparte de la repercusión internacional, el comisario de la muestra subrayó que «incluso productores asturianos que no están dentro de la denominación de origen acudieron a Sicer y no estaban molestos, porque saben que es algo beneficioso para todos». Recordó que su objetivo era «dar una visión global del panorama de la sidra», algo conseguido con creces, según el balance obtenido. Por eso, en la próxima edición, dentro de dos años, la organización prometió la presencia de más países. Tomasa Arce afirmó que en este certamen «la sidra de calidad asturiana ha sido arropada por la sidra de calidad de todo el mundo», pero reconoció que «no resulta fácil establecer comparaciones entre sidras tan diferentes». Aún así, en su opinión, «la asturiana está entre las mejores, aunque tiene que cubrir unos niveles de mercado para diferenciarse». Delgado apostilló que «el hecho de ser asturiana no garantiza que la sidra sea de calidad siempre, pero dentro de las mejores de Sicer algunas han sido asturianas». Los organizadores consideran que el éxito hace que surja un problema para el futuro. «Nos hemos puesto el listón muy alto y no sé qué tendremos que hacer dentro de dos años para que salga mejor, será difícil superar esta edición», afirmó Delgado. Arce añadió que el apoyo logrado confirma que «la sidra con denominación de origen necesitaba una plataforma internacional».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK