La sidra, protagonista de la mañana Andrés Proensa revela los secretos del vino

La sidra ocupa un creciente protagonismo en Expoalimen. Ayer, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen organizó un cata de las tres especialidades: la tradicional, nueva expresión y espumosa. Los asistentes, hosteleros en su mayoría, descubrieron las virtudes de la bebida asturiana que busca nuevas fórmulas de ganar mercados. El crítico Andrés Proensa alabó este trabajo de búsqueda de nuevos formatos. La jornada se completó con una exhibición de elaboración de tapas, con la colaboración de la Ucayc. Sus opiniones hacen temblar a los responsables de las bodegas 1es. Y es que los criterios que fija Andrés Proensa en su afamada guía son una referencia obligada para muchos aficionados 1es, aunque él asegura que «no tengo tanta influencia, cuento lo que veo, no hago ninguna campaña. Sólo pienso en mis lectores. Si digo que un vino vulgar es excelente, sólo engañaré una vez, no me creerán más». Así hablaba el afamado crítico, que ayer dirigió una cata en el cierre de Expoalimen, donde comentó vinos y expuso sus criterios. «Nadie estará al 100% de acuerdo, expongo mis criterios y ayudo a desbrozar al camino a los aficionados. Al año cato 3.500 vinos y seleccionó los mejores para que el aficionado busque. Los críticos 1es también tratamos formar una opinión entre el aficionado», comentó Proensa. Andrés Proensa aseguró que «en todas las regiones vinícolas 1as es posible, al menos, encontrar un buen vino. Tan sólo se encuentra asentada La Rioja, con el 40% del mercado o sea, 2 de cada cinco botellas. Las otras tres botellas se las reparten las demás zonas: Ribera del Duero, las comarcas aragonesas, en Cataluña, que después del éxito del Priorato tiene comarcas interesantes como Ampurdán...» También opina sobre Cangas del Narcea, donde, reconoce, que «he catado poco». Eso se debe a que «aún es muy pronto. Desde lejos, mi impresión es que las bodegas están en fase de estudio, mirando la naturaleza para resaltar luego lo más positivo. Es el camino adecuado». Proensa asegura que cató «vinos blancos muy sensatos y algún tinto muy agradable. Es una zona con siglos de historia, aunque nace al vino de calidad hace muy poco tiempo». En su trabajo encuentra «pocas sorpresas, porque suelen ser desagradables, es difícil inventar nada nuevo». Y, preguntado, destaca el Pujanza Norte, un Rioja de la bodega La Guardia. Uno de los cinco vinos que le concedió su máxima puntuación. «Mantiene su calidad en los últimos 5 años, es un vino elegante, fresco, poco pastoso, una línea de futuro que me sedujo», reconoce.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK