Las lluvias de mayo rebajarán la producción de manzanas de sidra con denominación

Los 270 productores de manzana adscritos a la denominación de origen Sidra de Asturias esperaban una cosecha «histórica» este año, pero el mal tiempo de la segunda mitad de la primavera ha rebajado las expectativas. Sin embargo, el Consejo Regulador considera que, a pesar de ese revés, el objetivo de recolectar 1,3 millones de kilos de fruta y de producir un millón de litros en 2007 está al alcance de la mano. «Creemos que es posible obtener el 70% de lo previsto. Con eso bastaría para alcanzar esas cantidades», aseguró ayer la gerente de la entidad, Reyes Ceñal. Las lluvias y la bajada de las temperaturas a partir de la segunda quincena de mayo han desbaratado los cálculos de los cultivadores. Después de un año vecero, las pomaradas estaban listas esta vez para una cosecha fuerte, pero no será así porque algunas de las 22 variedades autóctonas de manzana que pueden emplearse en la elaboración de sidra con denominación son de floración tardía. El mal tiempo ha minimizado el proceso de polinización y rebajado el potencial de las 540 hectáreas con las que ya cuenta el Consejo Regulador en su cuarto año de funcionamiento. «De todas formas, va a ser una gran cosecha», se consuela Ceñal. Las previsiones acerca de la añada de 2007 se sumaron a la presentación de la bebida elaborada con la fruta recogida el año pasado. La cosecha ha recibido la calificación de excelente en los análisis organolépticos. Los 16 lagareros adscritos al sistema pondrán en el mercado en los próximos meses 700.000 botellas, a las que se sumarán otras tantas procedentes de la cosecha de 2005, calificada de muy buena, para poner a disposición de los consumidores 1,4 millones de litros. La sidra de 2006, según los expertos, destaca por «la franqueza de su aroma y la fresca acidez en boca». Para Ceñal, la nueva remesa del producto significará «la consolidación» del proyecto emprendido hace cuatro años con la aprobación de la denominación de origen. Desde entonces, explicó, el Consejo Regulador ha intentado encontrar la «posición» del nuevo producto mediante campañas dirigidas a explicar sus innovaciones a los asturianos y a situar las botellas al alcance de los mercados de otras provincias 1as. Exportación Las tres variedades admitidas -la tradicional, la de nueva expresión, que no necesita escanciado, y la espumosa- ya pueden encontrarse en tiendas de alimentación de toda España. Además, restaurantes del segmento medio-alto ya incluyen en sus cartas la nueva sidra de mesa. «Es pronto para hablar de ventas fuera de Asturias, porque hasta ahora sólo hemos intentado poner el producto en los puntos de venta», explica Ceñal. El Consejo es optimista sobre la evolución de la producción. Al incremento en el embotellado con la cosecha de este año se unen las expectativas para 2008. Como la disminución de la manzana se ha producido por un proceso de aclareo natural, los cosechadores esperan que la vecería sea menos severa y equilibre las pérdidas. En todo caso, los servicios técnicos del Consejo indican que el pronóstico definitivo debe esperar a la evolución de julio y agosto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK