La producción de sidra con denominación de origen crece un 35% con respecto a 2006

La sidra con denominación de origen afronta su tercera campaña con un destacado incremento de la producción. En lo que va de año se ha elaborado un 35 por ciento más que en 2006. Hasta el martes pasado el Consejo Regulador de la Denominación Sidra de Asturias había entregado 500.000 contraetiquetas, frente a las 513.000 solicitadas por los lagareros en todo el año anterior. El sector valora positivamente esta evolución, con un reflejo directo en el mercado, que se verá reforzado este otoño con nuevas acciones promocionales y la instalación de placas identificativas en los locales hosteleros. Oviedo, C. JIMÉNEZ La sidra con denominación de origen despega. En lo que va de año, el Consejo Regulador ha registrado un incremento de esa producción con distintivo de calidad de un 35 por ciento con respecto al mismo período del año anterior. Hasta el martes pasado se habían entregado 500.000 contraetiquetas, que son el sello de garantía que acompaña a cada botella de sidra certificada por la denominación de origen. En todo el año 2006 se entregaron 513.000 contraetiquetas. Los productos acogidos a la denominación Sidra de Asturias son: sidra natural tradicional (de escanciado), sidra de nueva expresión (no requiere de escanciado) y sidra brut o de doble fermentación, elaborada por el método «champanoise». La gerente del Consejo Regulador, Reyes Ceñal, explica que se constata un interés creciente de los lagareros en la elaboración de sidra con denominación de origen, con un reflejo directo en el mercado, con variedad de sidra y marcas. Se suma, además, en esta campaña un nuevo triunfo al conseguir desestacionalizar el consumo de la sidra espumosa o brut, vinculada principalmente a la Navidad. Según los datos que maneja el Consejo Regulador, actualmente se está registrando un consumo creciente de sidra espumosa por su introducción como aperitivo en los restaurantes y también en los banquetes de boda, sustituyendo así a otro tipo de bebidas similares. Es el segundo éxito de la denominación de origen. Al incremento de la producción se suma una evolución de las preferencias del consumidor: «Esto anima a las empresas a elaborar cada vez más», explica la gerente del Consejo Regulador. En total, a lo largo de esta campaña se prevé elaborar, al menos, un millón de litros de sidra con denominación de origen. Para cumplir estas expectativas serían necesarios 1.250.000 kilogramos de manzana. Para estas cantidades, o incluso para un cincuenta por ciento más de litros elaborados, la materia prima está asegurada, afirman los expertos del sector. El número de contraetiquetas entregadas hasta la semana pasada hace pensar que podrán superarse ampliamente las cifras de 2006. Las 500.000 citadas se corresponden con botellas de Sidra de Asturias, ya etiquetada y colocada en el punto de venta. A finales de junio se habían entregado 200.000 contraetiquetas. En apenas mes y medio, los lagareros han solicitado 300.000 sellos más. En el primer año de la denominación, correspondiente a la campaña de 2005, únicamente se entregaron 200.000 contraetiquetas. El Consejo Regulador valora esta evolución como un hecho muy positivo que refleja una estabilidad en la estructura, desplegada hace ahora tres años, cuando la Unión Europea dio por finalizados los trámites relacionados con la denominación de origen. Actualmente son 16 los lagares inscritos en los registros del Consejo. Los lagareros, por su parte, destacan que esta campaña -que se corresponde con la cosecha de manzana de 2006- se agotarán las existencias, a la vista de la evolución del mercado. Y todo pese a que fue un año «malísimo» en cuanto a la disposición de materia prima. Los elaboradores están a la expectativa de la evolución de la meteorología en el tramo final del verano y de cómo puede afectar a las pomaradas asturianas para conocer las primeras previsiones sobre la campaña de 2007. Placas identificativas Como novedad, este año todos los establecimientos que comercialicen sidra con denominación de origen dispondrán de una placa identificativa. El Consejo Regulador ya ha encargado 300 unidades, que podrán verse a partir de septiembre en los locales con Sidra de Asturias. Será de bronce, con el logotipo del Consejo Regulador grabado y con la inscripción «establecimiento colaborador». Las placas se colocarán atornilladas con embellecedores o pegadas en un lugar visible del interior del local. Podrán verse tanto en establecimientos hosteleros del Principado como de fuera de la región. En caso de agotarse la primera remesa de placas, se atenderá la demanda de aquellos hosteleros que dispongan en su bodega de un mayor número de marcas y variedades de sidra acogida a la denominación de origen. El Consejo dispondrá de una ficha con los datos de la bodega del establecimiento y la empresa proveedora de sidra. Dentro de las acciones promocionales, está prevista una nueva campaña publicitaria con inserciones en prensa, televisión y revistas especializadas, de octubre a diciembre. Será la segunda ola de una campaña que incluyó en su primera fase el recorrido de un bus promocional de la sidra en el ámbito nacional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK