Las primeras sidras con denominación ya se están certificando

Las primeras sidras asturianas amparadas bajo la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sidra de Asturias pertenecientes a la cosecha 2007 han comenzado a superar los procesos de certificación obligados por el consejo regulador. Dicho organismo ha indicado que los primeros litros de esta cosecha comienzan a estar, en estas fechas, en su estado óptimo para su certificación y comercialización. Asimismo, el consejo ha valorado muy positivamente el volumen de sidra elaborado a partir de la cosecha de 2007, puesto que se han producido 1.626.300 litros, más del triple que en 2006 y casi el doble que en 2005. El proceso de certificación comienza con la recogida de muestras por los técnicos del consejo regulador; posteriormente se envían a laboratorios certificados para su análisis mediante métodos oficiales del producto sidra (Serida). Las sidras que superen esta primera fase serán presentadas a la fase organoléptica, en la cual cinco catadores decidirán sobre las calidades óptimas exigidas por el consejo regulador. Estas catas son realizadas en salas certificadas para tal fin y nunca se someten a fase organoléptica más de 10 depósitos. Pese a que los servicios técnicos del consejo regulador estiman que este año las sidras tienen una maduración más lenta, las sidras más adelantadas de la cosecha 2007 ya están siendo certificadas por los 19 elaboradores inscritos en el consejo regulador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK