El Consejo Regulador etiquetará este año un millón de botellas de Sidra de Asturias

La cosecha 2007 de Sidra de Asturias es «excelente tanto en cantidad como en calidad». Con estas palabras definió ayer José Cardín Zaldívar, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida, la cosecha de sidra de este año. El crecimiento de la venta de esta bebida ha sido espectacular en los últimos años, algo a lo que ha contribuido la denominación de origen, que garantiza la calidad en las botellas que llevan su etiqueta. Además de la tradicional sidra de escanciado, la cosecha de 2007 está formada por sidra natural de nueva expresión y sidra espumosa con segunda fermentación. En lo que va de año, la entrega de etiquetas se ha incrementado en un 36 por ciento. Al acto de presentación asistieron, además del presidente, la gerente del Consejo Regulador, Reyes Ceñal, quien aportó unos datos que invitan al optimismo tanto entre los elaboradores como entre los productores. Para la cosecha de 2007, el Consejo cuenta con diecinueve lagares inscritos, tres más que el año anterior; una producción de casi 165.000 litros, el año pasado fueron poco más de 500.000, y con más de 2.000.000 de kilos de manzanas utilizados para su elaboración. Las cifras son optimistas en todos los sentidos, ya que se espera que en esta edición se etiqueten un millón de botellas, una cifra mucho más elevada que las 700.000 del año anterior. Por último, Ceñal mencionó que «el aumento de los establecimientos que colaboran es cada vez mayor». En la presentación también estuvo presente el director general de Agroalimentación, Enrique Rodríguez Nuño, quien quiso destacar que «en los últimos años se ha doblado la producción de sidra con denominación de origen», y quiso añadir que «además de que el papel del Consejo Regulador sirve para garantizar la calidad de la sidra, consigue aumentar el número de turistas y recuperar el paisaje de la zona». Por último, Nuño señaló que «la denominación de origen es el único proyecto de garantía en el sector de la sidra en España». José Cardín aprovechó el acto para despedirse, ya que a lo largo de este año, previsiblemente en el mes de septiembre, se celebrarán elecciones en el Consejo Regulador para elegir nuevo presidente. El actual pidió a los miembros que formen el nuevo Consejo «que asuman nuestros aciertos y corrijan nuestros errores», y se mostró dispuesto «a ayudar en todo lo que pueda».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK