Nuevas manzanas para la sidra con Denominación

Tras más de una década de trabajo desde el inicio de las primeras prospecciones en 1995, el Serida se encuentra ante la última fase de selección de nuevos tipos de manzana destinados a formar parte de las variedades reconocidas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP). Según explicó el responsable del Programa de Investigación Frutícola del Serida, Enrique Dapena, «de las 424 variedades que se prospectaron entre 1995 y 1998 tenemos una preselección de 24. En base a los resultados que ofrezcan en los próximos meses, alguna de ellas podrían ser propuestas como variedades reconocidas dentro de la DOP».
Dapena señaló que el proceso se está acelerando lo más posible y estima que en un plazo de tres años algunas de estas nuevas variedades puedan estar a disposición de los productores, una vez hayan sido registradas y estén generadas las suficientes plantas madre. El investigador también adelantó que parte de estos nuevos tipos de manzana están clasificadas como amargas o dulce-amargas.
Precisamente estas variedades son las que más escasean en la región y aquellos productores que quieren dar ese matiz a su sidra no tienen más remedio que buscarlo en manzana extranjera. «La sidra de Asturias necesita de esos toques amargos y dulces. El sector lleva años demandando estas variedades», comentó Reyes Ceñal, gerente del Consejo Regulador de la DOP, quien apuntó como posible opción traer directamente este tipo de variedades de otros países y plantarlas en el Principado, «como se hace en el sector del vino».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK