La Sidra con denominación alcanza la mayoría de edad

2009 fue un buen año para la sidra en general y para la DOP en particular. Según los datos facilitados por el Consejo Regulador de la denominación de Origen protegida (DOP) Sidra de Asturias el pasado año fue el más exitoso desde que se creara esta marca de calidad en 2004. Y lo fue en todos los parámetros que contabiliza este organismo. Se alcanzaron los 1,1 millones de contraetiquetas entregadas, lo que supuso un incremento de las ventas del 43% con respecto al año anterior. Pero también se fijaron cifras históricas tanto en el número de kilos de manzana recogidos, con 2,2 millones, como en el número de litros de sidra elaborados, con 1,7 millones.
Las cifras demuestran que este caldo elaborado con variedades de manzana propias de la región tiene su espacio y todo indica que la tendencia es que siga creciendo. Así lo cree Reyes Ceñal, gerente del Consejo Regulador, quien pronostica que en los próximos años se dará «un aumento progresivo» tanto en las cantidades como en la difusión de esta marca de calidad.
«En cinco años es posible que podamos duplicar la producción y el número de contra etiquetas entregadas si así lo exige la demanda. Todavía no sabemos dónde puede estar nuestro techo, de momento la previsión es de seguir creciendo», explicó Ceñal, quien indicó que pese a que el este año es par y se espera una cosecha menor debido a la vecería, estiman que sí aumentarán el número de hectáreas inscritas en el Consejo -531,6-, debido a las auditorías previsto realizar en verano.
Un factor muy importante que está posibilitando este crecimiento es, según apuntó la gerente, la confianza que se ha establecido entre los elaboradores y los productores de manzana. «Los dos sectores trabajan ya sobre la experiencia de años anteriores y se ha generado una confianza. Los elaboradores saben por los resultados de otras temporadas que los productores les van a suministrar manzana de calidad», explicó. De hecho, el apartado de cosecheros inscritos en la DOP es otro de los parámetros que se quiere ampliar a medio plazo, pasando de los 261 actuales a un número cercano a los 300.
Variedad de producto
Un aspecto que potenciará en el futuro el Consejo Regulador de la DOP Sidra de Asturias son las campañas informativas para conseguir que la sidra se implante con más fuerza fuera de la región, especialmente en Madrid, debido a que es el lugar donde más caldo de manzana se consume tras el Principado.
Según señaló Ceñal, el 90% de la sidra con etiqueta de la DOP es de la variedad de escanciado y sólo un 5% de la producción total de la DOP sale de Asturias. «Se está empezando a exportar pequeñas cantidades de sidra brut a Estados Unidos, principalmente a la ciudad de Miami. El resto del consumo que se hace fuera de España está ligado a los distintos centros asturianos», apuntó.
Un hecho que Ceñal considera fundamental para la implantación definitiva de este caldo de calidad es que, tanto el público haga un esfuerzo por demandarla y pagar esa pequeña diferencia de precio, como los hosteleros por ofrecerla a sus clientes. «No es lógico que una sidrería tenga sólo una marca de sidra. Si un establecimiento quiere crecer, debe tener variedad de producto».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK