El doctor Mateo receta sidra

Dos semanas después de que las fortísimas lluvias registradas en Asturias anegasen grandes zonas de la región, ayer, en los altos de la parroquia gijonesa de Somió, otra riada, pero de sidra, sirvió para presentar la cosecha de 2009 del caldo asturiano con Denominación de Origen Protegida (DOP), que ha sido calificada, según los datos aportados por el Consejo Regulador, como «muy buena». 

En el exterior de la finca La Riega, el presidente del Consejo Regulador, Víctor Manuel Escalada, facilitó los datos de la cosecha del año pasado de la sidra con Denominación de Origen Protegida, cuyas producciones van en permanente aumento desde el año 2003. De esta forma, se utilizaron 2.218.173 kilogramos de manzana procedentes de los 260 cosecheros inscritos en la DOP, que manejan 530 hectáreas de pomaradas, para elaborar 1.679.215 litros de sidra. 

«Este será un buen año y estamos presentando la mejor cosecha de los últimos quince años», aseguró, por su parte, Aurelio Martín, consejero de Medio Rural y Pesca. «En los seis primeros meses de este año se han sacado al mercado 550.000 botellas y en todo el año la previsión es que sean 1.680.000 botellas», prosiguió el Consejero, quien también señaló que las recientes inundaciones «no afectaron a las pomaradas», un hecho en el que se ratificó Víctor Manuel Escalada. La preocupación del titular de Medio Rural y Pesca está en la cosecha de maíz, «esencial para el sector ganadero de leche», afirmó. 

De vuelta a la sidra con Denominación de Origen Protegida, en la que están inscritas 23 marcas, Víctor Manuel Escalada dio su hoja de cata: «Una sidra muy equilibrada entre el gusto ácido, amargo y dulce y con mayor graduación». En La Riega, ayer, en el Salón de la Sidra DOP, cientos de invitados pudieron comprobar los caldos presentados por las 23 marcas, tanto de sidra natural, de mesa y gaseada. 

Destacó, asimismo, el presidente del Consejo Regulador, que «el mejor manejo de las pomaradas» hace posible «avanzar en los mostos y descubrir nuevos aromas», armas para, aseguró, «salir al mercado nacional e internacional con garantías de éxito», aunque reclamó «un esfuerzo mayor, si cabe», al Principado, en apoyo de la sidra con Denominación de Origen. 

La presentación de la cosecha de sidra DOP de 2009 también sirvió para que el Consejo Regulador entregara sus distinciones, cinco en total, que correspondieron a la firma Valle, Ballina y Fernández por la sidra espumosa mejor puntuada; a la marca Escalada por la mejor sidra natural de nueva expresión y la mejor sidra natural tradicional; el gijonés José Luis Rubiera, por su dedicación de muchos años para lograr, desde el sector de los cosecheros de manzana, la Denominación de Origen para la sidra de Asturias, y al actor Gonzalo de Castro, «por llevar a Asturias con su paisaje, sus gentes y costumbres a todos los hogares de España» con la serie de televisión de Antena 3 «Doctor Mateo». 

«Escancio muy mal, no acabo de romper bien la sidra en el vaso, pero prometo que voy a mejorar», señaló el actor tras recibir, de manos del concejal de Turismo del Ayuntamiento de Gijón, José María Pérez, el broche de plata de embajador de la sidra de Asturias 2010. 

Respecto a la continuidad en antena de «Doctor Mateo», Gonzalo de Castro afirmó que «hay que esperar a las audiencias de septiembre, que son las que mandan», aunque se mostró confiado en que «el año que viene volveremos a Asturias, donde a todo nuestro equipo, de ochenta personas, se nos trata como en casa, y es un placer sentirse asturiano». Por último, como «médico», Gonzalo de Castro recomendó a los presentes que «beban mucha sidra». 

Los productores que forman parte de la Denominación de Origen Protegida son Montequín Laiz, Acebal, Canal, Asturvisa, Martínez Sopeña Hermanos, JR, Llaneza Martínez, Trabanco, Tomás, Orizón, Angelón, Fran, José Luis García Meana, Industrial Zarracina, Menéndez, Castañón, Manuel Busto, Valle, Ballina y Fernández, Cortina Coro, Buznego y Herminio. 

Por otra parte, treinta sidrerías y restaurantes de Gijón participan desde ayer en las denominadas Jornadas gastronómicas de la cosecha DOP de sidra de Asturias. Los menús, que oscilan en sus precios entre 13 euros el más barato y 30 euros el más caro, se pueden degustar hasta el próximo domingo, 4 de julio. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK