LA SIDRA CON D.O.VENCE A LA CRISIS

La sidra con Denominación de Origen Protegida está de enhorabuena. 2010 se ha convertido en su mejor año, en el que no solo ha consolidado el millón de botellas alcanzado en 2009, sino que ha incrementado su producción, el número de llagares adscritos y los cosecheros involucrados.

Del 1 de enero al 31 de diciembre de 2010 se han contabilizado 1.334.500 botellas con el sello del Consejo Regulador, todo un hito en la historia de la Denominación de Origen, lo que supone un 21,4 % más que el año anterior. Estas botellas provienen de principalmente de las manzanas recogidas y procesadas principalmente durante el año 2009, ya que los frutos cosechados este otoño están todavía en los llagares, evolucionando favorablemente.

La Denominación de Origen está trabajando duramente para evitar la vecería, ya que los años pares los manzanos tienen tradicionalmente la mitad de manzana que los años impares, algo que en el caso de las plantaciones con D.O. se está mitigando paulatinamente.

La mayor parte de las botellas contraetiquetadas corresponden a la sidra natural tradicional, que representa el 93,5 % de la producción total de sidra con Denominación de Origen.

La incorporación de dos nuevos llagares ha dejado la cifra final en 25 empresas inscritas, que a buen seguro contribuirán el próximo año a por lo menos mantener la cifra de botellas etiquetadas con la garantía de la Denominación de Origen.

Las expectativas para 2011 son igualmente positivas, a pesar de que es un año con escasa manzana, lo que tiene un notable mérito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK