Un matrimonio perfecto

Alguno puede extrañarse por las relaciones que ayer se propusieron en la degustación organizada en 'Qué sidra!', pero la cata demostró las posibilidades del matrimonio entre la tradicional bebida asturiana y diferentes tipos de queso.
Bajo la coordinación de David Fernández, oficiaron el enlace dos expertos de la Asociación Plágano: Juan Luis García, profesor en la Escuela de Hostelería de Pravia, presentó las virtudes de las sidras, mientras Prudencio Montes, técnico del Instituto Profesional Lechero de Asturias, glosó los méritos de los quesos. Ambos coincidieron que los diferentes tipos de sidra permiten organizar maridajes con casi todos los quesos existentes.
«Romper tabúes»
David Fernández invitó a los presentes, que completaron la capacidad de la sala, a romper tabúes y sin duda se consiguió en esta cata organizada por Comarca Avilés en Casa Moisés.
Así, la degustación comenzó uniendo un Camembert francés con una sidra de nueva expresión. La suavidad y frescura de este tipo de bebidas, comentó García, permite que se relacione perfectamente con todo tipo de quesos suaves, de leche de vaca. En este caso, aconsejó no degustar su tradicional capa blanca de penicillium. Y es que aportan una sensación de humedad que no armoniza con la sidra Españar servida ayer.
El siguiente enlace trajo un queso de oveja como un Idiazábal ahumado con los rasgos típicos de sabor fuerte de este producto tan apreciado en las mesas. En su caso, se apostó por una sidra espumosa, una Prau Monga. «Las diferentes sidras espumosas van muy bien con todos los quesos de oveja, con los quesos fuertes», apuntó García. Montes añadió que «limpia perfectamente la boca».
El encuentro gastronómico terminó con dos estrellas de la despensa asturiana y que no hizo falta presentar: el queso de Cabrales y la sidra tradicional, en este caso Val de Boides, un producto de alta gama. El resultado fue evidente: «una explosión de sabor», coincidieron García y Montes. David Fernández aprovechó para romper con el prejuicio de que «siempre se pague lo mismo por la sidra natural sin tener en cuenta su calidad».
Por otra parte, la clase magistral sobre la sidra anunciada para hoy dentro de estas jornadas ha sido suspendida. La organización ha decidido ubicarla en las actividades de la feria Salenor, que se celebrará en el Pabellón de Exposiciones de La Magdalena. La clase magistral se impartirá el próximo 21 de febrero a partir de las 19 horas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK