La Sidra asturiana con denominación a la conquista de E.E.U.U.

La sidra asturiana con denominación de origen busca hacerse un hueco en el mercado internacional y ha fijado como objetivo para comenzar su expansión Estados Unidos, donde esta bebida, de baja graduación y con siglos de tradición a sus espaldas, se está convirtiendo en un producto de moda.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida "Sidra de Asturias" ha puesto en su punto de mira la costa este del país norteamericano, especialmente en Nueva York y Washington, donde el consumidor "encaja" con este producto.

La gerente del consejo regulador de esta marca de calidad, Reyes Ceñal, explica, en declaraciones a Efe, que desde hace un año la sidra con este distintivo está comenzando a venderse en Estados Unidos, por lo que promoverán diversas acciones promocionales para conseguir su implantación.

Asturias es la primera región española productora de sidra -cerca del 80 por ciento de la producción nacional tiene origen en el Principado- y es la cuarta en Europa, detrás de Inglaterra, Irlanda y Francia, según datos del Consejo Regulador.

De tradición familiar -la mayor parte de los lagares se heredan de padres a hijos-, esta actividad se utilizaba inicialmente para el autoconsumo.

Hoy día, ha conseguido posicionarse en el tercer puesto del ránking de facturación del sector agroalimentario asturiano, después del lácteo y el cárnico.

La sidra con denominación de origen, marca de calidad que nació en el año 2003 y que el año pasado vendió más de 1,3 millones de botellas, tiene adscritas más de 620 hectáreas en Asturias y es elaborada en 25 lagares.

Se produce únicamente con 22 variedades de manzanas autóctonas, que son recolectadas en estado de maduración óptima, transportadas y almacenadas utilizando sistemas que no alteren la calidad inicial de la fruta.

"Ofrece una garantía que no la proporcionan otras sidras", asegura Reyes Ceñal, quien defiende los procesos de calidad por los que tiene que pasar esta bebida hasta llegar hasta el consumidor final.

En estas fechas comienzan en el Principado las tradicionales "espichas" en las que los lagares asturianos vuelven a abrir los toneles para dar la bienvenida a la nueva temporada sidrera.

Los productores, celebra Ceñal, ven que este año saldrá una cosecha con una "calidad buenísima".

Son muchos los que afirman que la cultura de la sidra se transmite de padres a hijos y es inherente a los asturianos. Por ello, su consumo en la región no se ha visto mermado por la crisis económica.

Reyes Ceñal se muestra convencida de que la denominación va estrechamente ligada al futuro de la sidra asturiana, por lo que confía en que el porcentaje de productores con los que cuenta el consejo regulador se amplíe de manera significativa en los próximos años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK