LA SIDRA Y LOS LLAGARES

PRODUCTORES DE SIDRA

La sidra dulce o zume de mazana tien una densidá variable, d’ente 1.040-1.060, y ta constituyío por un 75-85% d’agua y azucres, sustancies ácides (ácidu málico, cítrico, etc.), tanín, pectina, nitróxenu, minerales, vitamines (C, B2, A, D,).

La graduación alcohólica de la sidra va depender, en proporción directa, del conteníu total d’azucre na sidra dulce, pola mor de que mientres el procesu de formientu (procesu de calter químicu y microbiolóxicu) l’azucre camuda n’alcohol etílico y anhídridu carbónico.

La sidra ye una bebida que, polo xeneral, tien un grau alcohólicu baxu, d’ente 4º y 6º, con un calter fresco que lo fai perprestoso de beber en branu o la seronda.

Una bebida como la sidra xube’l tonu vital, el tonu afectivu y la euforia corporal.  Los procesos cognitivos meyoren nestes circunstancies: imaxinación, asociación d’idees, empatía, facilidá de pallabra...

Cuando la sidra ye rica en tanín, el so efectu ye astrinxente, ello ye, estriñe; d’ehí’l so efectu perbonu en casos de diarrea. Encamiéntase en casos de rematismu, obesidá y hipertensión (polos sos efectos diuréticos nestos dos últimos procesos).

El so consumu moderáu tien una función protectora del aparatu vascular escontra l’arteriosclerosis, y torga l’apaición de cálculos renales. Rescampla, según se tien probao n’Inglaterra y n'Estaos Uníos, y n’estudios epidemiolóxicos fechos por autores europeos y americanos, que’l númberu de muertes por infartu de miocardiu ye claramente más pequeñu nos bebedores moderaos de sidra que nos abstemios. La sidra previén l’infartu de miocardiu pol so conteníu en pectina.

Arriendes de pola so aición eupéptica, ayuda a la dixestión y llibra del mal aliendu a aquelles persones que carecen de problemes gastrointestinales. Pal catarru, sía mormerosu o bronquial, usábase la sidra porque la so bayura en vitamina A tonifica y fai xorrecer los bronquios, llimpiando les víes respiratories.

P’acabar, tamién valió la sidra na melecina popular nel tratamientu de la fiebre palúdica, pola mor de la so aición febrífuga. Pal final del sieglu XIX llego a facese una sidra con muncho fierro que tenía propiedaes antianémiques.

La sidra siempre foi considerao ente los asturianos una bebida natural y sano, ensin aditivos nin compuestos químicos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.OK