Quiénes somos

La DOP Sidra de Asturias o Sidra d’Asturies

El concepto de Denominación de Origen alude al uso de determinados términos, generalmente nombres de lugares, ciudades o regiones, para designar un producto que es especialmente valorado por los consumidores en razón a su origen, calidad y particular modo de elaboración.

En nuestro caso, la sidra elaborada en Asturias siguiendo unos procesos tradicionales determinados y cumpliendo unas condiciones específicas, se encuentra protegida legalmente por la Denominación de Origen “Sidra de Asturias”.

No toda la sidra elaborada en la región se encuentra protegida por esta Denominación: si las manzanas no proceden de Asturias, o las variedades, los métodos utilizados o los tipos de producto obtenidos no se ajustan a lo establecido en el Pliego, estas sidras no podrán acogerse a la Denominación de Origen. Para que podamos hablar de productos con Denominación de Origen tienen por tanto que coincidir tres elementos: el origen, el proceso de elaboración y la calidad.

El conjunto de normas por el que se rige una Denominación de Origen se encuentra recogido en el Pliego de Condiciones, documento público en el que se pueden encontrar todos los detalles sobre la demarcación de la zona de producción, las variedades y prácticas de cultivo autorizadas, así como los aspectos básicos de la elaboración de la sidra.

Las funciones que cumple el Consejo Regulador se pueden resumir en tres áreas fundamentales:

  • Control y Certificación.
  • Defensa de la marca.
  • Promoción.
Instalaciones del Consejo Regulador Sidra de Asturias
Corcho con el logotipo de la DOP Sidra de Asturia

El origen geográfico

La zona de producción de manzana y elaboración de los productos amparados por la DOP Sidra de Asturias corresponde a la totalidad de los municipios del Principado de Asturias. Las plantaciones de manzano y los lagares se encuentran distribuidos en distintas zonas de la región amparada, abarcando la totalidad del territorio. La superficie dedicada al cultivo del manzano de sidra inscrita en el Consejo Regulador es de 948 hectáreas, correspondientes a 776 plantaciones de 352 productores.

La garantía de origen y calidad

Dos de las funciones propias de cualquier Consejo Regulador son las de controlar la calidad y garantizar el origen de los productos amparados. Por ello, el Pliego de la DOP Sidra de Asturias contempla una serie de normas de obligado cumplimiento en toda la cadena de producción que comienza en la pumarada y finaliza cuando nuestra sidra es adquirida por el consumidor.

Para garantizar el origen y la calidad del producto, el Consejo Regulador realiza diversos controles:

  • Sobre la pumarada: La inscripción de las pumaradas en el registro del Consejo Regulador es imprescindible para que las manzanas puedan destinarse a la elaboración de Sidra de Asturias. Durante el proceso de inscripción los técnicos del Consejo Regulador verifican la presencia exclusiva de las 76 variedades autorizadas, la documentación de autocontrol (cuaderno de explotación), así como las adecuadas prácticas de cultivo en cuanto a marcos, densidades, poda, mantenimiento, etc. Estas inspecciones se repiten periódicamente para verificar que se mantiene el cumplimiento de los requisitos exigidos.
  • Sobre la cosecha: Durante los meses de cosecha el Consejo Regulador establece un amplio dispositivo de vigilancia y control. Las entregas de manzana deben ser comunicadas con al menos 24 horas de antelación, realizando los inspectores multitud de controles tanto en las parcelas de origen como en los lagares de destino de la manzana. Se controlan los rendimientos tanto de producción de las parcelas inscritas como de las prensas de los lagares, el adecuado registro de la trazabilidad y la extracción del mosto según recoge nuestra normativa.
  • Sobre los lagares: El Consejo Regulador mantiene un control permanente sobre los movimientos de mosto y sidra entre los lagares, así como los embotellados con destino a segunda fermentación. Todos y cada uno de los elaboradores inscritos son objeto de auditorías periódicas por parte del Área de Certificación en cada una de las fases del proceso de elaboración, embotellado y etiquetado de Sidra de Asturias.
  • Sobre el producto amparado: Finalmente el Consejo Regulador, como garante de la calidad de los productos amparados que salen al mercado, toma muestras de las sidras previamente calificadas por cada uno de los lagares inscritos para su análisis organoléptico y físico-químico en un laboratorio acreditado por ENAC.

Sólo tras estos exhaustivos controles es posible garantizar el origen que acredita el sello de garantía del Consejo Regulador. Así, todas las botellas de Sidra de Asturias deben llevar una precinta de garantía con el logotipo del Consejo, con un número individualizado botella por botella.

Flor del manzano
Santalla d'Ozcos

Defensa de la marca

El Consejo Regulador, como entidad dependiente de la Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca del Principado de Asturias, lleva a cabo una defensa del interés público e igualitario de la sociedad asturiana y el mercado de nuestra tierra. La ley nacional e internacional nos obliga a proteger los derechos de la comunidad en su conjunto por encima de intereses privados y parciales del sector. Es deber ineludible de este Consejo Regulador preservar la competencia equitativa entre los elaboradores y mantenerlos dentro de la legalidad para asegurar unas reglas de comercio iguales para todos.

El Consejo Regulador ha estado cumpliendo con su obligación: la protección de los derechos generales, que es la esencia de un organismo dependiente de la Administración Pública, que por su propia naturaleza debe estar al servicio del conjunto de los ciudadanos. El esfuerzo empleado en este proyecto de todos los asturianos no puede estar supeditado a los intereses económicos particulares, sino que debe ser un patrimonio social que podamos legar a las generaciones venideras.

Durante los últimos años han sido muchas las defensas realizadas ante la Oficina Española de Patentes y Marcas frente a intentos de registro por parte de empresas privadas de marcas de uso exclusivo por la DOP Sidra de Asturias en base a la Ley 17/2001, de 7 de diciembre. Todas ellas han sido ganadas por el Consejo Regulador de la DOP Sidra de Asturias. En este enlace puedes ver el listado completo.

El uso de cookies mejorará su experiencia en este sitio web.